FANDOM


The Tenth Planet (El décimo planeta) fue la segunda historia transmitida como parte de la cuarta temporada clásica de Doctor Who. Este serial introdujo a los Cybermen de Mondas, los cuales acabarían convirtiéndose en enemigos recurrentes del Doctor.

El décimo planeta también introdujo el concepto de la regeneración. Gracias a esto, el programa puede continuar en la televisión, sin miedo a perder a la estrella principal y verse obligado a hacer un cambio de actor sin razón aparente.

Esta fue la última historia interpretada por William Hartnell como miembro del elenco recurrente de Doctor Who, aunque volvería como invitado al especial por la Temporada 10 del programa, The Three Doctors.

Patrick Troughton reemplazó a William Hartnell, convirtiéndose en el Segundo Doctor.

Actualmente, el cuarto y último episodio de este serial se encuentra perdido, y solo se cuenta oficialmente con la regeneración del Doctor, entre otras escenas cortas que lograron ser encontradas intactas. Sin embargo, el episodio perdido fue reconstruido cuidadosamente en formato de animación para el estreno del DVD en 2013.

En los momentos finales del último episodio de este serial, el agotado Primer Doctor se separa de sus acompañantes, Ben y Polly, quienes posteriormente lo encuentran regenerándose en la TARDIS. Estos momentos volvieron a televisión en 2017, 51 años después, para el especial navideño Twice Upon a Time, con David Bradley interpretando al Primer Doctor en una aventura en la que se encuentra con el Duodécimo Doctor justo antes de la regeneración de ambos. Escenas de The Tenth Planet aparecen en transición con el episodio moderno al principio y durante la regeneración del Primer Doctor.

SinopsisEditar

Hace muchos años, el planeta gemelo de la Tierra, Mondas salió de su órbita natural hasta llegar a los confines del Sistema Solar. Sus habitantes se tornaron débiles, así que los científicos los convirtieron en cyborgs, parte por parte. Las emociones fueron removidas y los Cybermen nacieron.

La TARDIS del Doctor aterriza en una base de rastreo espacial, ubicada en la Antártida. Una misión espacial de rutina empieza a salir fuera de control. Cuando el personal de la base nota el defecto, se preocupan. El Doctor les informa que la nave se está viendo afectada por el jale gravitacional de otro planeta - un décimo planeta en el Sistema Solar.

La pérdida de la nave espacial y la aparición del otro planeta en el cielo anuncian la llegada de los Cybermen, quienes buscan la destrucción de la Tierra y la conversión de todos los humanos en Cybermen. Ben y Polly intentan salvar al mundo, pero es quizá la última batalla que peleará el Doctor.

Argumento Editar

Parte 1 Editar

La estación de seguimiento espacial Snowcap, basada en el Polo Sur, está monitoreando el lanzamiento de la sonda de prueba atmosférica Zeus IV tripulada a medida que entra en órbita. La nave está tripulada por dos pilotos, Schultz y Williams.

El Doctor, Ben y Polly se materializan afuera del búnker subterráneo de Snowcap y pronto son vistos por hombres mirando las áreas circundantes a través de un periscopio. Los hombres se revuelven para recoger a los extraños. El Doctor, Ben y Polly voluntariamente ingresan a Snowcap.

Dentro de Snowcap, el Doctor, Polly y Ben son interrogados. El general Cutler es enviado y responde hostilmente a los extraños. Cutler decide ponerlos en la sala de observación hasta que tenga tiempo para tratar con ellos más tarde. Una vez allí, el Doctor nota un calendario en la pared diciendo que es diciembre de 1986. Ben está decepcionado de que no podrá reunirse con su barco, pero parece más interesado cuando descubre que los viajes espaciales son la norma. Esta conversación se ve interrumpida por una llamada de socorro de la cápsula espacial Zeus IV que ha sido extraída de su curso por una fuerza desconocida que drena la energía.

Los pilotos de Zeus IV explican que no está cerca del destino en el que esperarían estar. Al observar su ubicación, Schultz ve otro planeta. Williams confirma esto y dice que parece estar entre Marte y Venus. Su estado también se confunde por el hecho de que la comunicación con Snowcap se debilita y su combustible está cayendo mucho más rápido de lo normal.

Al observar la crisis, el Doctor anuncia que cree que conoce la causa de los problemas. Él no es escuchado, pero le da un papel al doctor Barclay. Snowcap ve el nuevo planeta antes de recibir la llamada de Zeus IV diciendo que su combustible ha alcanzado el 20% - Barclay dice que deberían intentar bajar.

Schultz y Williams intentan aterrizar, pero no tienen control sobre su descenso ya que el nuevo planeta está afectando su atracción gravitacional.

Exasperado, Barclay acude al Doctor en busca de consejo. El Doctor mira una pantalla con el planeta y observa que es idéntica a la Tierra, a las masas terrestres. El Doctor le pide a Barclay que mire la hoja de papel que le había dado, y Barclay se asombra al leer que el Doctor había predicho este fenómeno antes de que lo vieran. El Doctor intenta explicar cómo lo supo, diciendo que hace millones de años había un planeta gemelo en la Tierra. Antes de que pueda entrar en más detalles, Cutler sale corriendo, diciendo: "Esto es ridículo". Cuando está solo, el Doctor le explica a Ben que teme que esto signifique una invasión.

Cutler habla con el Sr. Wigner, el Secretario General del Comando Espacial Internacional, y le informa tanto del nuevo planeta como de los extraños. Wigner exige que sean interrogados de inmediato.

Cutler entra y exige la verdad del Doctor; sospecha que está involucrado en este misterio. Él envía a Tito, el sargento y a Joe a buscar la TARDIS.

Los tres hombres se apresuran a la TARDIS. Antes de que puedan salir, un misterioso barco aterriza en la superficie del Polo Sur. Incapaz de abrir la TARDIS, el sargento envía a Tito y Joe a buscar un soldador. Mientras está solo, se le acerca una criatura robótica que lo mata con un golpe en el cuello. Cuando Tito y el otro soldado regresan, la criatura está disfrazada con la ropa del sargento. Cuando se da vuelta para revelarse, aparecen otras dos criaturas robóticas que matan a los dos soldados con golpes en el cuello. Las tres criaturas se ciernen sobre sus víctimas.

Parte 2 Editar

El Doctor reafirma su creencia de que habrá visitantes a la Tierra desde el planeta misterioso, pero Cutler lo desprecia. Cutler habla con Zeus IV y les promete a los pilotos que los traerán sanos y salvos.

Fuera de Snowcap, los robots se disfrazan con la ropa de sus víctimas ahora muertas.

En el Comando Espacial Internacional, un impotente Wigner se ve obligado a mirar las noticias para aprender sobre el misterioso planeta ya que las comunicaciones se han cortado con Snowcap.

Mientras todos están distraídos por sus esfuerzos para aterrizar con seguridad a Zeus IV, los invasores alienígenas entran a la base y matan a un soldado que trata de desactivarlos por orden de Cutler. El personal de base y Polly abogan por las criaturas para permitirles salvar las vidas de los tripulantes de Zeus IV, pero los alienígenas proclaman que las vidas de los humanos son irrelevantes para ellos. Revelan que son conocidos como Cybermen y una vez fueron como seres humanos. Vivieron en el planeta Mondas, planeta gemelo de la Tierra. Cuando Mondas se desplazó al espacio, los científicos cibernéticos gradualmente reemplazaron sus cuerpos con partes mecánicas y eliminaron las "debilidades" de las enfermedades y emociones de sus cerebros. Cutler presiona un botón de pánico para alertar al Comando Espacial Internacional. El Comando se pone en contacto con Cutler, y los Cybermen ordenan a Cutler que les informe que fue una falsa alarma; Cutler se niega y queda inconsciente por el toque de un Cyberman. Barclay se acerca a hacer lo mismo y se niega hasta que los Cybermen amenazan con destruir las computadoras que ayudarían a Zeus IV a aterrizar. Barclay cede, aunque afirma que aquello es un error. Una vez hecho esto, los Cybermen le informan a Barclay que es imposible que los astronautas regresen ya que la fuerza gravitacional de Mondas está demasiado cerca. Cuando los Cybermen comienzan el proceso de asegurar Snowcap, Ben planea su huida. Al ver una pistola que el soldado muerto dejó en el suelo, la recoge, pero pronto es descubierto por un Cyberman. La pistola es doblada en el agarre del Cyberman, y Ben es removido y encarcelado en una sala de proyección.

Los Cybermen permiten que el personal de Snowcap se ponga en contacto con Zeus IV, pero es demasiado tarde para salvarlos. La nave es arrastrada más lejos de la Tierra por el nuevo planeta y explota.

Los Cybermen exigen información sobre la Tierra y explican que las reservas de energía de Mondas se están agotando; tienen la intención de usar todo lo de la Tierra. Actualmente están absorbiendo energía de la Tierra y pronto la destruirán. Cuando Polly pregunta si planean matar a todos los humanos, los Cybermen revelan que proponen llevar a todos los humanos a Mondas.

Ben, que ha estado buscando un arma, monta un proyector para intentar cegar al Cyberman que lo vigila. Llamando al Cyberman para que entre en la habitación, su plan funciona; con el Cyberman cegado, Ben roba su arma y acaba matándolo al estar acorralado. Ben parece ser afectado por esta muerte.

Ben entra sigilosamente a la sala de rastreo y entrega el arma del Cyberman al reanimado Cutler, que mata a los otros dos Cybermen. Cutler se pone en contacto con el Secretario General Wigner en la base del comando espacial en Ginebra y le informa sobre el ataque. Wigner alerta a todas las bases militares y les informa que su hijo, el teniente Terry Cutler, fue enviado a una misión para rescatar al condenado Zeus IV y, a su vez, ahora está atrapado en órbita.

Mientras Cutler hace planes para proteger a Snowcap de nuevas invasiones de Cyberman, incluido el uso de misiles antiaéreos, el técnico de radar anuncia que se ha detectado una flota de naves espaciales. Se están acercando a la Tierra.

Parte 3 Editar

Aparentemente sufriendo por agotamiento, el Doctor se desmaya y es llevado a los cuartos de la tripulación para descansar. Cutler establece contacto con Zeus V.

Ben y Polly acompañan al Doctor hacia los cuartos. Ben comprueba su pulso y comenta que él parece estar bien, pero Polly señala que parece cansado.

Cutler decide que es la hora de atacar a los Cybermen y planea destruir Mondas con una bomba Z — una serie de explosivos nucleares situados en puntos estratégicos alrededor del mundo. Cutler llama al Centro Espacial Internacional en Ginebra, donde el secretario Wigner no da permiso para su plan; Cutler, sin embargo, replantea la pregunta, queriendo saber si tiene permiso para hacer cualquier cosa que crea útil para destruir a los Cybermen. Wigner está de acuerdo, pero Cutler se toma esto como permiso para usar la bomba. Ben y Polly no están de acuerdo con el plan y Ben dice que según el Doctor, Mondas acabaría por destruirse al absorber demasiada energía. Cutler se enfada por su intervención y aprisiona a Ben en los mismos cuartos en los que se encuentra el Doctor; antes de marcharse, Ben pide a Polly que trate de convencer a Barclay para que impida el ataque.

En los cuartos, Ben intenta despertar al Doctor, pero de nada sirven sus esfuerzos. Lo que sí descubre es que hay un conducto de ventilación, con lo que empieza a tratar de abrirlo.

Dyson y Cutler preparan la bomba. Cutler admite temer lo que está a punto de hacer, pero siente que no tiene otra opción. Regresando al centro de control, le preocupa oir que han perdido el contacto con Zeus V. Polly habla con Barclay, quien admite ser reacio al lanzamiento de la bomba, mencionando que la radiación causada por el planeta destruído traería una gran pérdida de vida en la Tierra. Polly propone que modifiquen la bomba para que nunca llegue a explotar, pero su conversación es interrumpida por Cutler, quien explica que deben esperar a que los Cybermen aterricen para poder destruirlos con sus propias armas. Barclay y Polly se van silenciosamente para hablar con Ben. Barclay explica que Ben tiene que avanzar por el conducto para llegar a la bomba y le proporciona instrucciones para su sabotaje, impidiendo que el cohete llegue a Mondas. Según Ben se va, suena la alarma señalando la llegada de los Cybermen.

Un grupo de Cybermen aterriza en la superficie, pero son derribados inmediatamente por los soldados, escondidos con las armas de los propios Cybermen. Los soldados recogen las armas de los Cybermen incapacitados para prepararse para la próxima oleada.

Ben llega hacia la bomba y empieza a desarmarla; mientras, en el centro de control, Cutler nota que Barclay está ausente y sale a investigar. Cutler descubre a Ben saboteando la bomba y lo aturde. Aunque sospecha que Barclay es parte de este plan, Cutler declara que lo necesitará para el lanzamiento.

Posteriormente, Barclay comienza el conteo regresivo para el lanzamiento de la bomba Z. Ben vuelve en si, pero es.incapaz de recordar si pudo sabotear el cohete antes de la llegada de Cutler. El conteo llega a 3… 2… 1… 0.

Parte 4 Editar

El conteo regresivo para el lanzamiento de la bomba Z llega al cero, momento en que los motores fallan. Cutler, completamente enfurecido, amenaza con matar a Ben, a Barclay y al Doctor, quien ha recobrado la conciencia y regresado a la sala de control. Desquiciado debido a su tristeza pensando en la presunta muerte de su hijo en la cápsula de rescate Zeus V, Cutler ignora los avisos de que otra fuerza de Cybermen se encuentra atacando la base. También ignora los comentarios del Doctor acerca de que Mondas está a punto de destruirse.

Cuando Cutler está a punto de matar al Doctor, es asesinado por los Cybermen invasores. El Doctor intenta mediar con los Cybermen, ofreciéndoles un hogar en la Tierra como reemplazamiento de su planeta destruído. Los Cybermen dicen que ni siquiera se plantearán negociar mientras un misil esté apuntando a su planeta y demandan que este misil sea retirado. Con el fin de tener algo que los permita negociar, los Cybermen se llevan a Polly a su nave como prisionera.

En su nave, los Cybermen dejan a Polly insconsciente y la sitúan en un enorme asiento de metal.

El Doctor asume el cargo del centro de control y contacta al Comando Espacial Internacional, quienes también han sido interceptados por los Cybermen, para informar acerca de la situación. Los Cybermen de Geneva hacen contacto con los de Snowcap para informar de que deben proceder con su objetivo secundario, que el Doctor asume tratarse de la destrucción de la Tierra. El Doctor accede a las comunicaciones de la base para avisar a toda Snowcap sobre esto.

En la sala de la bomba Z, Ben, Barclay, Haines y Dyson se encuentran desarmando la bomba. Ben se pregunta por qué no están haciendo aquello los propios Cybermen, que naturalmente son más fuertes. Ben tiene la hipotesis de que no aguantan la radiación de la bomba. Dyson, Haines, Barclay y Ben deciden probar esto fingiendo estar muertos para atraer al Cyberman que está vigilando afuera; en cuanto entra, este Cyberman se queda inmóvil. Ben usa esta información para ordenar el regreso de Polly, pero los Cyberman se niegan a permitirlo. El Doctor es llevado a la nave como un segundo prisionero y los Cybermen avisan a Ben de que tanto el Doctor como Polly serán asesinados a menos que les entreguen la bomba. Ben mira alrededor de la sala para versi hay algo portátil y radioactivo que puedan usar como ventaja; con la ayuda de Barclay y Dyson, retira algo de la parte de atrás de uno de los ordenadores para esto. El grupo se esconde detrás de la puerta según se aproximan los Cybermen, que intentan usar un gas para hacer salir a los humanos. Sin poder aguantar más, Ben y los demás abren la puerta y combinan el equipamiento con el arma del Cyberman inconsciente para desactivar a los otros Cybermen. Haines, sin embargo, acaba muriendo.

De regreso a la sala de control de Snowcap, Barclay muestra a Ben un dispositivo utilizado por los Cybermen para contactarse entre ellos. Ben lo utiliza aleatoriamente y consigue atraer a más Cybermen. Mientras esperan, las luces se apagan debido al hecho de que Mondas sigue apoderándose de la energía de la Tierra. Los Cybermen se acercan, pero uno de los científicos señala una pantalla en la que pueden ver como Mondas empieza a derretirse y se destruye. Los Cybermen se desintegran, ya que habían estado dependiendo de fuentes de energía de Mondas. Zeus V vuelve a aparecer en pantalla y el hijo de Cutler explica que la energía se ha restaurado y puede volver a intentar su regreso.

Ben corre hacia la nave de los Cybermen para liberar a Polly y a un Doctor que apenas se encuentra consciente. El Doctor parece deliberar sobre si “todo ha acabado”, acabando por decidir que todo “está lejos de acabar” y alertando a sus acompañantes de que tiene que volver a la TARDIS de inmediato. Ben le pasa su capa para que pueda protegerse del frío, pero el Doctor parece distante, con otras preocupaciones en mente. “Ah, sí. Gracias. Está bien. Mantenerme caliente,” dice simplemente, sin su habitual sentido del humor. Sin prestar atención a Ben o a Polly, el Doctor se marcha hacia afuera a solas.

El agotado Doctor, de vuelta a la TARDIS, cierra la puerta y trata de solventar su situación por si mismo — su cuerpo ha llegado a un límite y está falleciendo debido a su avanzada edad, pero pronto, ese problema se habrá resolvido. El Doctor no quiere que sus acompañantes estén cerca cuando un suceso particular tenga lugar, pero Ben y Polly protestan en la puerta para que los deje entrar. Los controles de la consola de la TARDIS se operan automáticamente y la columna central empieza a moverse hacia arriba y abajo. El Doctor se esfuerza lo suficientemente como para abrir la puerta, dejando a Ben y a Polly entrar. Apenas consciente, el Doctor se cae al suelo mientras Ben y Polly observan. El Doctor es cubierto por una luz brillante y cuando esta luz se desvanece, su rostro ha cambiado, ahora con la apariencia de un hombre más joven.

Reparto Editar

Equipo Editar

Por añadir

Referencias Editar

Por añadir

Notas de producción Editar

Por añadir

Continuidad Editar

Por añadir